Edredones nórdicos: ¿de pluma o de plumón?

Esta semana hemos cambiado en casa las colchas de verano por los edredones. ¡Por fin! Ya tenía ganas, porque soy muy friolera, pero mi marido (que es D. Caluroso) se resistía. Por suerte, este año tengo un relleno nuevo que, os aseguro, ha cambiado radicalmente nuestro sueño “invernal”. Se trata de uno de plumón. No pesa absolutamente nada, abriga un montón, pero evita que mi marido se levante sudando “como un pollo” y de mal humor 😉

Relleno nórdico de Plumón o Duvet

Cuando lo compré me encontré con una pregunta a la que no supe bien qué contestar:
– ¿Relleno de pluma o de plumón?
– Pues, no sé, la verdad…. ¿Cuál es la diferencia?

plumónpluma

 

El Plumón –también llamado Duvet– crece debajo de las plumas que cubren el pecho y la barriga de las aves acuáticas. Los ejemplares de los que se extrae el plumón de mayor calidad son aves adultas que han desarrollado un plumón de mayor tamaño, esponjosidad y resistencia. El plumón está formado por un núcleo prácticamente invisible con miles de finísimos capilares formando una preciosa maraña. Es el material más adecuado para ser utilizado como producto de relleno en los edredones por sus magníficas cualidades termoaislantes con muy poco peso, y por su increíble capacidad para absorber la humedad del interior y conducirla fuera, muy por encima de cualquier otro material natural o sintético.

Las plumas están formadas por un eje central ligeramente curvado, el raquis o “cañón”, del que salen finísimos filamentos en un único plano y en direcciones opuestas. Comparativamente con el plumón, es un material bastante más pesado, de tacto poco agradable y con muy poca capacidad termoaislante

Un buen edredón debe estar relleno de plumón, no de pluma.

 Un punto importante en el que debemos detenernos es el origen del plumón utilizado. El de mayor calidad y prestigio procede fundamentalmente de países europeos: Francia, Alemania, Hungría y Polonia. En estos países, los animales se crían hasta que se hacen adultos, consiguiéndose, así, un plumón de gran volumen y calidad.

Pero la mayor cantidad de producción proviene de los países del este asiático: China, Taiwán, Mongolia. En estas zonas, la carne de los patos y ocas es básica en su dieta, por lo que los animales son sacrificados a las pocas semanas de nacer. El plumón que se obtiene es de muy baja calidad y volumen. Si a eso le sumamos las nulas garantías que se obtienen en los procesos de lavado y esterilizado, que sí tienen el plumón europeo y americano, no nos deja dudas sobre lo que tenemos que elegir a la hora de comprar un nórdico.

Debido a la pequeña cantidad de plumón que producen las aves, su precio es entre 6 y 30 veces – en función del tipo de ave, lugar de origen, tamaño, etc.-más caro que la pluma. Pero, si tenemos en cuenta sus características, el decidirnos por un nórdico de plumón se convierte en una inversión absolutamente segura:

• Poder de aislamiento térmico y ligereza: ningún otro material, ni natural ni sintético, lo iguala

• Resulta un producto realmente económico si tenemos en cuenta su vida útil, superior a la del nórdico de fibra en al menos cinco veces
Permeabilidad a la humedad, disminuyendo, e incluso eliminando, el sudor nocturno
• Numerosos estudios lo han avalado como un material recomendado para alérgicos a los ácaros y asmáticos

Otra característica muy a tener en cuenta es su fácil mantenimiento y limpieza: sólo hay que airearlos de vez en cuando para que el plumón se oxigene un poquito. En cuanto al lavado, a mano o en la lavadora a 30 grados. Eso sí, es necesario secarlos en secadora para que el plumón no se apelmace. Cuando lo quieras guardar no te ocupara nada, ya que se puede comprimir lo necesario y, cuando lo vuelvas a utilizar, recuperará su volumen original al 100%.

No sé si es la edad, que cada año me hace más sabia 😉 , pero desde luego tengo claro que merece la pena invertir el dinero en productos de calidad que nos hacen la vida mucho más cómoda y fácil. Y, a la larga, son un auténtico ahorro. Sin duda.

2 thoughts on “Edredones nórdicos: ¿de pluma o de plumón?

  1. La verdad es que el plumón es lo que mantiene el calor corporal en las aves, así que es lógico que sea mucho más calentito que uno de pluma. También es cierto, como comentas, este tipo de edredones son más caros, pero en las noches frías compensa el precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>